Centre Assistencial Baix Llobregat
Compartir y guardar Reducir tamañoAumentar tamaño

Recomendaciones para protegerse del sol

Siempre es aconsejable recordar y recalcar sobre la importancia de protegerse de los rayos nocivos del sol -no sólo en verano, sino en toda época del año-. La Comisión Europea ha recordado los pasos y medidas básicas para proteger nuestra piel:


- Evite las fases de exposición en las que la radiación solar es más intensa. Cuanto más alto está el sol en el cielo, mayor es la radiación ultravioleta. En verano, en Europa occidental, esta fase se sitúa entre las 11:00 y las 16:00 horas. Más generalmente, se desaconseja permanecer en la playa durante todo el día.

 

- Utilice gafas de sol envolventes con un índice anti-UV elevado, un sombrero de ala ancha y prendas de vestir amplias y, en la medida de lo posible, largas (camisetas de manga larga y bermudas o pantalón).

 

-En lo posible, no exponer ni a bebés ni a niños pequeños, menos aún sin todos los recaudos ya explicados para los adultos.


- No se fíe de sus impresiones. Dado que los rayos infrarrojos son los que provocan la sensación de calor y no los UV, es absolutamente posible ser víctima de quemaduras solares sin haber tenido la sensación de exponerse de forma imprudente.

Cuando está nublado, no hay que bajar la guardia respecto a la exposición al sol. En efecto, las nubes dejan pasar muchos más rayos UV que infrarrojos y radiación visible. De este modo, la temperatura y la luminosidad pueden descender sin que se reduzcan los riesgos relacionados con la radiación ultravioleta.

En la montaña, el peligro existe incluso cuando las temperaturas son muy bajas. En efecto, la barrera constituida por la atmósfera disminuye debido a la altitud y, en consecuencia, el sol es más agresivo (la cantidad de UVB que recibe la piel aumenta un 4% cada 300 metros). Además, la reverberación sobre la nieve aumenta considerablemente las radiaciones ultravioletas que llegan a la piel (la nieve fresca puede reflejar el 80% de los UV que llegan a ella).

- Opte por la sombra en vez de por el sol, pero siendo consciente de que esto no constituye una protección infranqueable. La sombra protege de la radiación solar directa pero no de la radiación solar reflejada por el suelo (la hierba refleja el 3% de los UV que llegan a ella, la arena del 5 al 25%, la nieve del 30 al 80% y el agua del 5 al 90%, por ejemplo) ni tampoco de la radiación solar difundida por las partículas en suspensión en la atmósfera (a mediodía, del 30 al 50% de los UV recibidos se deben a radiaciones difundidas por las moléculas atmosféricas).

- Si las temperaturas son elevadas, hay que tener cuidado tanto con los golpes de calor como con las quemaduras solares que puedan afectar a su hijo. Déle de beber regularmente.

- No se exponga nunca al sol después de la aplicación de perfume o si está tomando ciertos medicamentos sin pedir consejo a su médico o a su farmacéutico.

- No permanezca demasiado tiempo expuesto al sol con el pretexto de que se ha aplicado un fotoprotector de índice elevado. La finalidad de estos productos no es aumentar el número de horas de exposición, sino reducir los riesgos durante la misma.

 

- Con respecto a la aplicación de las cremas solares, la CE resalta el hecho de que deben ponerse en cantidades generosas, al menos 35 gramos de producto, esto es el equivalente a seis cucharaditas de café. Además, es importante repetir la aplicación varias veces durante el tiempo que dure la exposición, sobre todo, después de haberse dado un baño o cuando hay excesiva sudoración.

 

- Asimismo, en referencia a este último ítem, la Comisión recalca la importancia de ello: una crema con un factor de protección solar de entre 15 y 25 bien utilizada (usada con frecuencia) protege casi tanto del sol a una persona de piel normal como una crema con factor superior a 50.

 

Si desea más información puede visitar los siguientes sitios web: aecc

 

Fuente: Bioderma

Aviso Legal  |  Política de Cookies  |  Mapa del Sitio

© 2009-2015 Centre Assistencial Baix Llobregat · Todos los derechos reservados
C/ Rubió i Ors, 280 · 08940 Cornellà de Llob. (Barcelona) · Tel.: 934 751 440 · 934 740 550 · 933 770 339